Web oficial del Santuario Diocesano ROSA MÍSTICA - MADRE DE LA IGLESIA en Fontanelle de MONTICHIARI

Historia de Maria Rosa Mistica Fontanelle

Los eventos ocurridos en la catedral de Montichiari y en località Fontanelle en Montichiari, y los mensajes que Pierina Gilli atestiguó, tienen que ser considerados actualmente como una pura experiencia personal.

Historia  y los lugares de culto

Te invitamos a visitar el folleto titulado La historia y los lugares de culto

La vida y la experiencia espiritual de Pierina Gilli (1911 – 1991)

Premisa: el origen histórico del imponente fenómeno de oración y veneración hacia la Santa Madre del Señor, invocada en el Santuario como “Rosa Mística – Madre de la Iglesia”, está ciertamente vinculado de manera no secundaria a la experiencia humana y espiritual de Pierina Gilli. Los acontecimientos ocurridos durante la vida de Pierina y los numerosos mensajes atestiguados en su DIARIO (editado por la Ed. ARES de Milán en 2016) han sido objeto de una renovada fase de estudio por parte de las autoridades diocesanas competentes y de la Congregación para la Doctrina de la Fe, fase que, hasta la fecha, puede distinguirse en dos momentos.

La primera etapa se inició en la Diócesis de Brescia en 2013, y se refería exclusivamente al análisis de los actos de la Comisión Diocesana de Investigación, llevados a cabo con respecto a Pierina entre 1947 y 1949; esta primera etapa concluyó a finales de 2016, con la contribución de controles en profundidad a nivel canónico-procesal, psicológico-forense, farmacológico, y ha permitido reevaluar de una manera nueva el valor positivo de la persona de Pierina, tanto desde el punto de vista psicológico como espiritual.

La segunda etapa, que comenzó en 2018 y aún está en vigor, se centra en el análisis teológico-doctrinal de todo el corpus de mensajes contenidos en el Diario de Pierina. Los estudios precedentes en tal ámbito, de hecho, se habían detenido de manera resumida sólo en las presuntas apariciones de la primera fase de la vida de Pierina (de 1947 a 1960) sin compararlas nunca con las de la segunda fase de su experiencia espiritual, que comenzó en 1966 con las presuntas apariciones que comenzaron en Fontanelle di Montichiari. El estudio realizado hasta la fecha, que requerirá un mayor estudio en el campo teológico e histórico para verificar la conformidad de los escritos de Pierina con la doctrina y el magisterio eclesial sobre el tema de las apariciones marianas, ya ha determinado la validez y ejemplaridad de la experiencia místico-espiritual de Pierina, así como la riqueza de su historia existencial, humilde y virtuosa.

 

Pierina Gilli (1911 – 1991)

Pierina Gilli nace en Montichiari el 3 de agosto de 1911, la primera de nueve hijos, de una modesta familia campesina pobre en medios, pero rica en fe. Creció dedicada a la familia, el trabajo y la oración, soportando pacientemente las dificultades debidas a la pobreza material y la frágil salud. Aunque bien pronto maduró un deseo de consagración al Señor en la vida religiosa entre las Siervas de la Caridad (fundadas en Brescia por Santa María Crucificada de Rosa), nunca pudo realizarlo debido a los continuos aplazamientos que le causaron enfermedades repentinas y graves malentendidos.
En torno a los treinta años, Pierina se convirtió de improviso en protagonista de intensas experiencias espirituales vinculadas a la devoción de María Rosa Mística, hoy conocida en todo el mundo, y en este fiel testimonio suyo recibió su Cruz definitiva, compuesta por innumerables sufrimientos físicos y morales.

 

Vicisitudes de 1946 a 1947

En la noche entre el 23 y el 24 de noviembre de 1946, en el momento culminante de una enfermedad muy grave, Pierina declara que se le habría aparecido Santa María Crucificada de Rosa invitándola a dirigir la mirada a un punto de la habitación: «Entonces vi a una hermosa Señora como transparente, vestida de color violeta con un velo blanco que descendía de la cabeza a los pies, tenía los brazos abiertos y vi tres espadas clavadas en su pecho en dirección al corazón». Santa María Crucificada de Rosa le habría explicado que la Señora era la Virgen, que venía a pedirle «oraciones, sacrificios y sufrimientos» para reparar los pecados de tres categorías de almas consagradas a Dios:
◆ para las almas religiosas que traicionan su vocación,
◆ para reparar el pecado mortal de estas almas,
◆ para reparar la traición de los sacerdotes que se hacen indignos del sagrado ministerio.

La Santa le habría recomendado después la oración para la santificación de los sacerdotes a través de los medios eficacísimos de la oración, el sacrificio y la penitencia.

 

El 13 de julio de 1947

Pierina declara que la Virgen se le habría aparecido de nuevo, esta vez vestida toda de blanco con tres rosas en el pecho en lugar de las tres espadas, que aparecían a sus pies:
◆ la rosa blanca, habría indicado el espíritu de oración
◆ la rosa roja, el espíritu de sacrificio
◆ la rosa amarilla, con reflejos de oro, el espíritu de penitencia.

En aquella ocasión, Pierina informó que la Virgen le habría pedido que el día 13 de cada mes se celebrara con particular solemnidad una jornada mariana, precedida, como preparación, de un tiempo de oración y penitencia de 12 días de duración.

 

Catedral de Montichiari, 1947

El 22 de noviembre de 1947, Rosa Mística habría anunciado a Pierina su llegada el siguiente
8 de diciembre, en la Catedral de Montichiari, con el fin de establecer una Hora de Gracia de penitencia y oración en favor de grandes e innumerables conversiones. El 7 de diciembre, Nuestra Señora habría aparecido, según las declaraciones de Pierina, acompañada por los Pastorcitos de Fátima, Francisco y Jacinta, para pedir la consagración a su Inmaculado Corazón, especialmente para las almas consagradas.
El 8 de diciembre de 1947, en la Catedral de Montichiari rebosante de fieles, Pierina habría tenido todavía la visión del Inmaculado Corazón de María; la Virgen habría renovado la petición de la institución de la Hora
de Gracia y habría expresado el deseo de ser invocada con el título de “Rosa Mística”.

 

Vicisitudes de 1947 a 1960, Brescia

Un grupo de personas piadosas se tomó en serio el alojamiento de Pierina Gilli en un lugar lejos de Montichiari, según las indicaciones de la autoridad eclesiástica: obtuvieron que, al menos provisionalmente, Pierina fuera hospedada en el convento de las Hermanas Franciscanas del Lirio en Brescia: era el 20 de mayo de 1949. Esta acogida provisional durará en realidad diecinueve años.

 

Domingo ‘in Albis’, 1966

Localidad Fontanelle di Montichiari
El 17 de abril de 1966, Domingo ‘in Albis’, la Santísima Virgen se habría aparecido a Pierina en la localidad de Fontanelle, entre los fértiles campos del municipio de Montichiari, cerca de la antigua fuente llamada de San Jorge, y habría invitado a todos los enfermos a ir a la fuente milagrosa para pedir misericordia y consuelo. El 13 de mayo de 1966, la Virgen habría pedido que el manantial se llamara “Fuente de Gracia” y que se edificara una piscina adecuada para acoger a todos sus hijos, especialmente a los enfermos.

 

Fiestas del Corpus Christi y de la Transfiguración de 1966

Localidad Fontanelle di Montichiari
En la fiesta del Corpus Christi del 9 de junio de 1966, Rosa Mística se habría aparecido a Pierina entre los campos de trigo maduro, y habría pedido que aquel trigo fuera molido para convertirse en Pan Eucarístico para muchas Comuniones reparadoras. En la fiesta de la Transfiguración, el siguiente 6 de agosto del mismo año, la Santísima Virgen habría solicitado que el 13 de octubre se celebrara la Jornada Mundial de la Comunión Reparadora.

 

Últimos años

Los últimos años de la vida de Pierina transcurrieron de una manera humilde y oculta: ella, en el discurrir de los días, siempre se mantuvo obediente a las disposiciones de la Autoridad eclesiástica, continuando acogiendo a todos con la afabilidad y modestia habituales en su casita y, mientras su salud se lo permitió, tuvo para todos una buena palabra, un consejo y, sobre todo, una oración. En 1990, al agravarse la enfermedad, se vio constreñida a una silla de ruedas y sólo entonces dejó de visitar y consolar a los enfermos. El 12 de enero de 1991, después de una larga purificación del cuerpo y del espíritu, terminó su vida terrenal. El funeral se celebró en presencia de una gran multitud de fieles y amigos que la acompañaron a su enterramiento en el cementerio de su Montichiari.

Testimonios